//
Una “carta” de Dennis DeConcini

A quien le corresponde,

El pasado 3 de Abril, 2014 la Corrections Corporation of America (CCA) publicó una notificación con la Comisión de Seguridades y Intercambios. Parte de la notificación fue una lista de personas nominadas para ser parte de la mesa directiva para el próximo año. Mi nombre fue notablemente ausente de esa lista.

Amigos, colegas, y compañeros de la empresa me han contactado continuamente desde la publicación de la lista con preguntas y preocupaciones. Esta carta es un intento de hablar a los que tienen preocupaciones.

Russell Pearce, el recién deshonrado legislador que trabajó con CCA para crear y aprobar SB 1070, me llamó para preguntar porque renuncié un puesto tan lucrativo. Le expliqué que la presión intensa del pueblo me afectó. Fue una cosa tener que contestar preguntas de periodistas. Pero es más difícil contestar preguntas de las mismas familias que tienen familiares encarcelados. Esa gente es poderosa. Esa gente es organizada.

Joe Arpaio me llamó también. Lo conozco desde que me pidió ayuda en su campaña para ser re-elegido como sheriff en 2008. Me dijo que siempre me ha respetado mi capacidad de decir una cosa pero hacer otra, como la vez que denuncié las leyes anti-migrantes en público, pero en privado sigue ganando dinero de su encarcelamiento. Arpaio estuvo preocupado de que yo hubiera perdido mi testarudez. Le expliqué que el pueblo de Tucson me hizo difícil la vida. Todo mi esfuerzo para fortalecer las conexiones entre las escuelas y las prisiones como un miembro de la Board of Regents de Arizona o con mi bufete de abogados cuando representaron el Distrito Escolar de Tucson se volvió insostenible. El Distrito Escolar y el Colegio Comunitario de Pima cortar su contacto conmigo y mi empresa. Ni siquiera pude ir a las juntas de la Board of Regents sin tener que enfrentar la comunidad.

Después, me llamó el Presidente Obama para decir que esta triste que estoy saliendo de la industria carcelaria. Me recordó que el gobierno federal tiene contratos lucrativos con la industria de las prisiones para llenar las camas de los centros de detenciones de CCA. Yo le respondí que el movimiento de parar la criminalización de inmigrantes está creciendo y que se debe cuidar si no quiere terminar siendo paria en la comunidad inmigrante.

Tengo planes de regresar a mis tres mansiones para pasar los días tomando vino y comiendo queso en reclusión. Todavía, mantengo más de $500,000 en acciones de CCA. Espero que la comunidad en Tucson no me fuerza a repagar ese dinero a las personas cuya encarcelamiento beneficié tanto.

Sinceramente,

Dennis W. DeConcini

Discussion

No comments yet.

Thoughts?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: